CIEN FOTOGRAFÍAS: LA SEPTUAGÉSIMO SEGUNDA


La casualidad ha querido que ahora que Mabar ha sacado los vagones J1 Gbs, la fotografía correspondiente al número 72 fuera una 1900de Mabar con un tren de J 400.000 de Electrotren. Teniendo en cuenta que la locomotora lleva ya la numeración UIC sería más apropiado haber cambiado los vagones y hacer una foto nueva con los nuevos J1, pero ya le he dedicado una entrada hace unos días. Es preferible dejarla como está y recordar aquello de ♫♫♫ "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ¡ay Dios!"♫♫♫

ALGUNOS CORREOS ÓMNIBUS

Siguiendo un poco con la línea de los Correos Ómnibus de la semana pasada, me atrevo a sugerir unas composiciones reales que son fáciles de reproducir en escala H0. Las composiciones que he escogido son parte de las que utilizo en mi maqueta, básicamente de época III y me he permitido llegar hasta 1975, fecha límite para el uso de las Mikados.
Algunas de estas composiciones, por problemas de inexistencia de la locomotora al tener que efectuar el cambio, deben quedar restringidas a un tramo del recorrido. Esto es algo que no me afecta desde el punto de vista de mi explotación, pero que aviso para quien quiera utilizarlas haciendo el cambio de locomotora.


CIEN FOTOGRAFÍAS: LA SEPTUAGÉSIMO PRIMERA


Cuando observamos nuestros pequeños trenes casi siempre los vemos desde una altura superior. Este punto de vista no es el que corresponde con la realidad cuando estamos viéndolos en una estación, paso a nivel o simplemente al borde de la vía. 
Nuestros modelos cada vez presentan una mayor verosimilitud exterior, las carcasas son cada vez más perfectas, los bogies más completos exteriormente, incluso las escaleras y barandillas son más finas a pesar de tratarse de modelos de serie. Buscar un punto de vista similar al de la realidad para poder apreciar estos detalles es algo que, intuitivamente hacemos, cuando nos agachamos para ver nuestras maquetas metiendo prácticamente la nariz entre las vías. Algo de eso hay en esta imagen.
No siempre me resulta posible obtener fotografías muy próximas en donde todas estas cosas se perciban con facilidad, pues al final siempre aparece algún detalle en la foto que tira por tierra la imagen, pero a pesar de todo lo sigo intentando.

PARA EMPEZAR SE REPARTEN CARTAS

Durante muchos años los encargados de distribuir el correo y la pequeña paquetería por todas las poblaciones de una zona que estuvieran unidas por vía férrea, fueron los Correos-Ómnibus. Estos trenes recogían y dejaban el correo en determinadas estaciones de una línea principal y lo distribuían, a su vez, por todas las estaciones de las líneas en las que prestaban los servicios de viajeros. Mientras el Correo se distribuyó por tren, en una época en donde las comunicaciones eran muy diferentes a las de ahora, fueron el único nexo de unión entre miles de personas que no habrían podido relacionarse sin la ayuda de estos trenes humildes y populares, pero imprescindibles.


Desde el punto de vista de una explotación ferroviaria a escala no pueden faltar este tipo de composiciones entre nuestros trenes.  Son composiciones muy agradecidas, ya que no constan de un gran número de coches y vagones, por lo que resulta factible utilizarlas tanto en maquetas de grandes dimensiones como, lo que es más habitual, de pequeñas o medianas. Hay que recordar que tienen parada obligada en todas las estaciones a diferencia de otros tipos de trenes que también transportaban correo como los Expresos, Directos, Semidirectos, que sólo lo recibían o depositaban en puntos concretos.

CIEN FOTOGRAFÍAS: LA SEPTUAGÉSIMA


Aprovechando las noches de verano, dejo abiertas la puerta y la ventana de la habitación de mis maquetas. Alguna vez había oído algún susurro, o pequeños ruidos, que achacaba al trasiego habitual de los seres de la noche en la calle o en los jardines. Algo que ni me altera, ni me asusta. Pero este año, me he dado cuenta de que no es exactamente así, algo extraño estaba pasando. Preocupado por si algún bichejo se hubiera introducido en mi santa sanctorum, decidí prestar atención y me senté sigiloso dispuesto a intervenir. Y ante mi sorpresa...
En los andenes de Villafranca Término, de vez en cuando, se escuchaba algo que parecían conversaciones entre los ferroviarios. Normalmente se silenciaban al acercarme a la puerta y encender las luces, pero no me engañan. Yo los he escuchado darse órdenes y montar broncas cuando alguno no está de acuerdo con los otros. Cada vez me muevo más despacio y tardo más en dar la luz. A veces han hecho movimientos de trenes. ¿Habéis encontrado alguna vez un vagón, o una locomotora, donde no la habíais dejado? Dejar pasar un poco tiempo antes de dar la luz en vuestras habitaciones, escuchar y escudriñar en la oscuridad. Sorprendente y ¿por qué no decirlo?, estremecedor. Se mueven.  Cuidado, no hay que pasarse con el Modelismo de atmósfera.