CIEN FOTOGRAFÍAS: LA OCTOGÉSIMA CUARTA

A veces hay que sacar las fotografías dejando de lado un poco el contexto y centrándose en algún detalle que nos llame la atención.

En los modelos a escala resulta muy gratificante poder contemplar los detalles en una vista ampliada, ya que se pueden apreciar algunas cosas que no siempre es posible observar a la distancia habitual de las maquetas, e incluso, aunque tomemos los modelos en la mano, sin una lupa no se aprecian algunos de los detalles más pequeños.

En este caso el efecto de la pintura sobre los peldaños del estribo y los tablones de la pasarela crea tal sensación de realidad que, unida a la excelente reproducción de la pieza en latón, nos transporta mentalmente a un coche de verdad.



La vía empotrada, la granulometría muy fina del  balasto también contribuyen a aumentar esa sensación que es lo que se pretende en el modelismo de ambiente. 

UN DOMINGO EN OBERBAUMBACH

Este domingo ha amanecido soleado en el pueblo de Oberbaumbach, así que me he echado la cámara al hombro y me he ido a la estación a tirar unas cuantas fotografías. Cuando llego la actividad en el depósito de locomotoras ha comenzado, ya se están moviendo por la playa de vías. Ahora a buscar buenas vistas y a disparar.


Las locomotoras ya están preparadas para comenzar la jornada. Mientras que la BR 98 Meyer está cargando agua, la pequeña Glaskasten ya se ha colocado en cabeza del Personenzug que va a Reichesheilm a primera hora de la mañana. Lo utilizan los trabajadores del aserradero aunque también baja el correo y algún paquete.


CIEN FOTOGRAFÍAS: LA OCTOGÉSIMA TERCERA


El cruce de dos correos en la bifurcación de entrada de Villafranca visto desde el tejado de la garita del guarda agujas. En busca de viejas sensaciones, como hace años, mejor no contarlos, cuando me encaramaba a cualquier parte que me permitiera ver pasar los trenes de una forma diferente.  Hoy, que ya solo robo y mato por necesidad, como dice la canción, me conformo con tomar algunas instantáneas de mi maqueta y, a veces, casi con el mismo esfuerzo postural que cuando era joven.
La 7800 arrastra una composición larga con furgón de correos, calderín y ochomiles de primera y segunda clase con algunos vagones de paquetería en cola. La 1900 va a efectuar su entrada en cabeza de un correo compuesto por cincomiles con dos coches de correos y un par de vagones de paquetería. No es habitual en mi maqueta, partidario como soy de composiciones más cortas, encontrar trenes tan largos, pero me permití hacerme la concesión para ver como quedaban los J-600.000 nuevos, aunque en la fotografía no se aprecian. 

JUGAR CON VENTAJA. Una entrada sin fotografía.

Se acercan las Fiestas Navideñas y los procesos de fabricación de las marcas de modelismo empiezan a correr para llegar a tiempo. Son unas fechas decisivas para el balance de resultados, algunas llegarán con sus modelos en tiempo y forma, aprovechando que el año nuevo chino cae en otras fechas, otras no llegarán como de costumbre. Las ganas de comprar nuevos modelos aumenta en estos días, los fabricantes saben de que pie cojeamos y poner a la vista una serie de novedades unos días antes es ponernos los dientes largos. Eso se llama jugar con ventaja.

Parece que, finalmente, la 4000 de Mabar estará disponible en esas fechas. La pude ver en ese extraño evento de Expomodeltren que se celebró en Madrid el fin de semana pasado. Tiene buen aspecto, las carrocerías que mostraban con diferente librea me parecieron correctas. Hablar de los colores exactos es mucho hablar porque creo que cada uno las recordamos de forma diferente, unos más clara otros más oscura, en fin, un sin nada que no conduce a ninguna parte. La cuestión, por lo menos para mí, es que da la imagen visual acertadamente y espero que funcione, en la versión definitiva, con la calidad de la 1900. Hasta que no la tenga en mi maqueta no podré opinar con conocimiento.

También estaban presentes los furgones 8000 de Electrotren, que me recuerdan a un juego de magia en donde los ves, los tocas, pero desaparecen y nunca llegas a tenerlos. En esta ocasión tampoco se podía asegurar que estuviesen para las Fiestas. A simple vista parece que les falta algo de detalle en los bajos del bastidor aunque la caja me pareció correcta. Lástima que no sepamos para cuando los tendremos. El resto del material que se presentaba no era de mi interés. Aunque parezca increíble el coche del Club era ¡¡¡¡ otra versión del 5000 de siempre!!!! ¿No es maravilloso?

Con grandes dificultades (no pude entender el misterio) me permitieron contemplar los portacontainers de Ómnibus Models en el stand de Maquetren. Demasiado plástico amarillo para mi gusto. Los verdes me parecieron más feos todavía. En el stand de AMF había uno amarillo, patinado, que presentaba mejor aspecto. El aficionado que lo compre se verá obligado a patinar un modelo nuevo, simplemente para que no parezca un juguete plasticoso. Si tengo en cuenta que se vende al precio de un modelo de calidad media/alta, creo que se puede entender que no me parezca bien. Una de dos, o fabrican el modelo con mayor calidad o, por lo menos, que lo vendan ya patinado.

Para mis necesidades, poco o nada más que añadir de un evento que me dejó, manifiestamente claro, lo poca oferta que hay en materia de modelos españoles y la desacertada política de fabricación y ventas de algunas marcas. De nuevo el todo vale y "estos lo compran todo con tal que ponga renfe". Para jugar con ventaja siempre hay que tener una carta en la manga. Aquí no la hubo y ni siquiera pude jugar.

La entrada al recinto, 10€ por adulto, demasiado cara para tan poco asunto. Ahí, sí que se jugó con ventaja.

LA ESTACIÓN DE DIEPPE MARITIME EN H0

Las estaciones de ferrocarril son una de mis debilidades ya que reúnen dos de mis más queridas aficiones, el tren y la arquitectura. Siempre me he considerado más creador de estaciones que de líneas de tren con sus paisajes, quizás porque soy más urbanita que campestre. En cualquier caso suscribo aquella frase de que las estaciones de ferrocarril son las catedrales de nuestro tiempo.

Desgraciadamente, en el modelismo a escala, en raras ocasiones podemos disponer de la posibilidad de construir una estación que merezca la pena desde un punto de vista arquitectónico, puesto que nos vemos imposibilitados por el tamaño de las grandes estaciones, ya que las pequeñas, normalmente, no presentan características singulares más allá de las propias de una línea o región.


Uno de estos casos singulares fue el de la estación marítima de Dieppe que se construyó para dar acceso en la costa francesa a los viajeros que desde Londres viajaban, vía Newhaven, a Rouen y París, por un acuerdo entre las Compañías London-Brighton & South Coast Railway y la Compagnie des chemins de fer de l'Ouest.